Ingrese su EMAIL para recibir
nuestras publicaciones:


Aviso de Privacidad

En PwC México estamos muy orgullosos. Nuestra Firma ya forma parte del grupo de aceleradoras de negocios que son reconocidas y certificadas por el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM). Esto es resultado de un camino bien trazado que inició cuando nos dimos cuenta que debíamos crear un área  (Soluciones Estratégicas Integrales) para atender a un mercado muy importante en el país, el de las empresas en crecimiento.

 

Pertenecer al portafolio de aceleradoras certificadas del INADEM representa una oportunidad para que podamos acceder a fondos públicos para apoyar a emprendedores potenciales. El instituto aportará recursos públicos y nosotros los canalizaremos  hacia los emprendedores que tengan proyectos especiales para su desarrollo.

 

Podremos atender distintos sectores estratégicos. El principal objetivo es institucionalizarlas para que puedan ser elegibles para recibir desde un crédito hasta inversiones de fondos privados nacionales o extranjeros.

 

PwC México decidió entrar al tema de la aceleración al considerar el éxito de la aceleradora que tenemos en Luxemburgo, donde la Firma tiene una posición ideal para ayudar a empresas de alto potencial que ya han tenido éxito en su mercado interno  y desean crecer  en el europeo aprovechando la Red Global de PwC para proporcionar las mejores soluciones de asesoramiento.

 

A este esfuerzo que estamos haciendo para promover el crecimiento de un gran grupo de unidades productivas se suma el proyecto El emprendedor de México una producción original WOBI TV, grabada en México, en la que 40 emprendedores concursarán para ganar el título y una serie de beneficios que le ayudan a su crecimiento. PwC participará en el equipo profesional que evaluará los proyectos. El estreno es mañana 19 de agosto a las 21:00 h por WOBI TV (633 Sky y 424 Cablevisión).

 

A través de estas acciones PwC México reafirma su compromiso con las empresas que quieren contribuir al desarrollo sostenible del país.

Por: Víctor Hugo Vázquez Aguilar, Senior de nuestra práctica de CMAAS

victor.hugo.vazquez@mx.pwc.com

A medida de que China continúa en su ascenso como big player de la economía mundial, el chino mandarín mantiene el título del idioma más hablado del planeta, con cada vez más parlantes fuera de Asia. Hechos como estos, anticipan el panorama a no muy largo plazo del establecimiento del nuevo idioma universal para hacer negocios.

 

Esta idea nos introduce a la reflexión sobre un lenguaje común específico en las empresas: la contabilidad. El objetivo se ha nombrado de varias formas, pero predomina “armonización contable”, y es justamente la forma de hacer negocios el principal motor de los diversos esfuerzos que persisten hacia la consecución de este fin.

 

Takatsugu Ochi, miembro activo del IASB, brinda un escenario impactante en su artículo Normas internacionales de contabilidad esenciales para el crecimiento: unos estados financieros preparados bajo las normas contables locales de Japón pueden diferir ampliamente de unos estados financieros preparados bajo las IFRS y los principios de contabilidad estadounidenses, y esto conlleva a que en las reuniones para poner sobre la mesa posibles negociaciones con otros socios internacionales, surjan complicaciones que sencillamente no deberían tenerse al momento de negociar, ya que veríamos al CEO u otros altos ejecutivos tratando de explicar las diferencias que existen entre las normas contables que ambas partes del trato suelen utilizar. Esto sucedería en el mejor de los casos, si el equipo negociante tuviera todo el conocimiento listo para explicarse, pero sin este, incluso podría ponerse en duda la confiabilidad de los números de la compañía que se reflejan en los estados financieros, y desde luego poniendo en riesgo la negociación misma, o logrando que el trato implique un beneficio menor, algo que Takatsugu Ochi alude como el renombrado “descuento por normas japonesas”.

 

El ejemplo anterior sirve muy bien para ilustrar la importancia de lograr la armonización contable; ese tipo de restricciones desaparecerían si tan solo se tuviera una misma base para reportar la situación financiera y los resultados de una compañía. La visión de un único conjunto de normas de contabilidad ha sido públicamente soportada por muchas organizaciones internacionales poderosas, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Promover la aceptación y aplicación de un mismo marco normativo no suena nada sencillo, por ello los esfuerzos para lograr la convergencia vienen de diferentes instituciones: organismos regulatorios, emisores de normas locales, firmas de consultoría, participantes del sistema financiero, representantes de las industrias, cámaras de comercio, etc.

 

Todos los países que conforman el foro de cooperación económica G-20 han expresado su compromiso por impulsar la materialización de la idea un solo marco contable y son las IFRS el ejemplo más claro de que la armonización es posible, al haber ya más de 100 jurisdicciones que las han adoptado, entre ellas, México, ya que en nuestro país a partir de 2012, todas las compañías listadas en la Bolsa Mexicana de Valores han adoptado las NIIF para preparar y presentar sus estados financieros.

 

Una pregunta que naturalmente se hace todo inversionista respecto a su negocio es ¿me va bien o me va mal? La respuesta a esta sencilla pregunta puede irse complicando si la pregunta misma evoluciona: en Brasil, ¿me va bien o me va mal?, ¿y con respecto a India y España?, o quizá con un ¿qué operaciones mías son más rentables, las de Europa, las de Asia o las de América, y qué pasa si quiero visualizar todo pero por segmentos, por líneas de producción, por nivel de ingresos, por nivel de costo financiero? El reporte financiero responde muchas –no todas– de las preguntas que surgen cuando se pretende analizar un negocio, así que muchas de las decisiones estratégicas pueden verse influenciadas por lo que “hable” esa información reportada, así la seguridad de la base sobre la cual partir debe darse por sentada.

 

Es importante que las empresas mexicanas que aún no están familiarizadas con las IFRS comiencen su incursión para conocer qué implica la adopción de las normas más representativas hacia el objetivo de la armonización contable global. Hay que prepararse, por lo que considerar un plan de capacitación es vital para no quedarse rezagado y poder descubrir cómo la manera de preparar la información financiera de la empresa puede relacionarse con el progreso financiero de la misma y cómo la armonización contable está en sintonía con la economía global.

 

Nos movemos en un mundo de información en el que hay que discernir sobre los contenidos que son útiles y los que no. En el ámbito económico la información representada en los indicadores es prioritaria para el entendimiento del desempeño del país.

 

Los indicadores económicos son una serie de datos que se representan en valores estadísticos y reflejan el comportamiento de las principales variables económicas; se calculan cada determinado tiempo (diario, quincenal, mensual, trimestral, etcétera) para que se puedan hacer comparaciones y así determinar si la situación está mejorando o empeorando.

 

Los principales indicadores económicos de México reflejan los datos sobre el Producto Interno Bruto, las tasas de interés, los precios al consumidor, los precios y cotizaciones de las emisoras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, el desempleo, la balanza de pagos y el riesgo país, entre otros factores de medición.

 

Por la importancia que tienen los indicadores, que se presentan  periódicamente como reportes económicos, PwC México ofrece, a partir del cierre del segundo trimestre de este año, una visión del rumbo de la economía del país a partir de los elementos  que determinan el periodo.

 

El título de nuestro reporte es Escenario económico; en él encontrará indicadores, pero, sobre todo, los factores o temas que influirán en el corto y mediano plazos, así como los antecedentes de los mismos.

 

Es un hecho que la correcta evaluación e interpretación de los indicadores económicos es fundamental para todo país, ya que a partir de ellos se pueden tomar decisiones, pues son señales para que los agentes económicos tomen sus precauciones y puedan anticiparse a los fenómenos.

 

Los invitó a leer nuestro Escenario Económico correspondiente al 2T14, cuyo título es Factores Condicionantes; entre estos se encuentran las remesas vistas como una oportunidad de consumo y  la competitividad de la moneda mexicana en el mercado exportador. También se tocan los obstáculos que podrían obstaculizar el crecimiento económico como la inseguridad pública y la debilidad de los mercados interno y  externo.